Bali: The best island of the wordl

Jun 03, 2020
remove_red_eye 4
0
schedule 7 min read
  • schedule 7 min read
  • 0
  • remove_red_eye 4

Mi padre se acerco a mi, quedando dos o tres escalones por debajo detrás de mi, me toma por la cintura, yo me inclino lo suficiente para el goce visual de mi padre, y finjo quitar la molesta piedrecilla de mi zapatilla, listo el señuelo había funcionado, mi culo casi choca con la cara de mi papá, así le mostraba a su alcance lo que yo le quería dar, para que disfrutara y me hiciera gozar de la rica pija que tiene. 

Apenas percibí el ruido que hizo mi padre con su garganta, como si se estuviera atragantando con su saliva, sorprendido por el espectáculo de mi culo frente a su rostro,... huuggglu, que linda eres güera,... gracias papi, tu también eres muy lindo, seguimos subiendo, iba feliz por saber que voy ganando la batalla de la prudencia y el respeto de mi padre hacia mi, contra mi deseo y lujuria el perverso deseo incestuoso que siento por mi padre, entramos a su recamara, por un instante paso por mi mente, que había llegado la hora de entregarme a él. Mis emociones se pusieron al máximo, al entrar a su recamara, casi, casi de forma natural, como si fuera ya una costumbre en mi, sentí la necesidad de quitarme la ropa y recostarme sobre la cama, abrir las piernas, para coger de lo más rico. 

No fue así, solo fue mi imaginación, pero sabía que pronto se haría realidad, el que yo estuviera desnuda, sobre su cama o en la mía, abriendo mis piernas para recibir la pija de mi padre en mi interior. 

Mi padre abrió las puertas de su closet y me pidió que me acercara para ver los entrepaños que tiene, sus gavetas y el porta trajes, cuando me acerque para fingir ver el interior, lo hice de tal forma que mis tetas rozaran sus brazos y quedar frente a él, con mis bubis muy pegadas a su tórax, entonces exclamé,... uuuuy papi,... toco y acaricio su pecho y sus brazos, le digo,... pero si aún eres hombre muy fuerte, mira que brazos y que fuerte pecho, de seguro mamá disfruta mucha la intimidad contigo. Me contesto,... hay Ivonne que cosas dices,... le contesto, Oh papi solo fue curiosidad e imaginación, me dice,... mejor deja de decir cosas y mira el closet. 

Yo me giro en el pequeño espacio con la sola intención de ofrecerle a mi padre mi cuerpo, él en ningún momento se movió, ni se retiro, detalle que yo aproveche para restregar mi culo en su paquete,... y le digo, Umm que lindo closet papá, es grande y se ve que lo ocupas muy bien. 

Mi padre guarda silencio, pues al parecer ya no sabe que decir, oh simplemente esta asombrado con lo atrevida que soy, y por el placer que siente al tener el culo de su bella hija pegado a su miembro.  czechcasting faketaxi fakings tv familystrokes gaymaletube girlsdoporn incestuosas ixxx leche69 legalporno Me encuentro a mi hijo Ángel pajeándose como un mono encima de mi cama. Es la cama de matrimonio de su madre y mía. Me parece una falta de respeto y tomo nota para castigar a su madre por no haberle educado bien, pero me gusta lo que veo y sigo mirando. Está casi desnudo excepto por los calzoncillos, en los tobillos, y por unos auriculares conectados al móvil. No me oye llegar. 

 

Se parece a mí, pero en joven y en guapo. Tiene todavía una belleza adolescente, de niño bueno, aunque tiene una buena mata de pelo en la entrepierna y una polla bien formada con la que, evidentemente, está gozando. Le cuelgan mucho los huevos, como a mí. No sabe que le estoy mirando. 

 

Pienso que sería perfecto si mi hijo fuera una hija. Me imagino a mi hija, despatarrada delante de mí, tocándose el chochito. No lo dudaría en ese caso: me tiraría encima de ella, la agarraría del cuello para que no se moviese y le clavaría el rabo hasta el fondo. La reventaría de un pollazo. Fin de tu virginidad, se siente, hija, y bastantes años que llevo aguantándome.

 

Es mejor que nos las follemos nosotros, sus padres, antes que cualquier cerdo que conozcan por ahí. El patriarcado tiene leyes indiscutibles que rigen la vida de muchas familias en cientos de países del mundo. Mi casa es una de ellas: aquí manda mi polla. Me lo he montado muy bien, la verdad. 

 

Si yo tuviera una hija y no ese hijo que está haciéndose una paja absorto en su música, yo la desvirgaria en la cama de matrimonio para que viera que a partir de ese momento ella ya sería oficialmente una esposa más y que dedicaría el resto de su vida a adorar, servir y dar gusto a mi polla. Imaginé sus gritos y se me puso dura. Imaginé que la dejaba preñada en ese momento y se me puso mucho más dura. De virgen a preñada en un polvo, y gracias a papá. 

 

Pero Ángel es un chico. Sé que he castigado suficientemente a su madre por no haberme dado una hija a lo largo de los años, pero tomo otra nota mental para volver a hacerlo. Ya se me ocurrirá cómo. 

 

Mi hijo Ángel no me oye. Me acerco a su lado y con mucha suavidad le apoyo la mano en el pecho. Se sobresalta y da un brinco. Le digo que no pasa nada, que me gusta ver que se hace pajas, que ha entendido que la polla es Dios y que el mundo gira a su alrededor y que lo que hace está muy bien. Pero él está nervioso e intenta taparse, como si tuviera miedo o vergüenza. 

 

Le pregunto qué estaba escuchando y se pone muy rojo. Cojo los auriculares, me los pongo, me tumbo a su lado y escucho una canción acerca de un tío que muele a hostias a su novia por puta. Me intriga la canción, claro, y me gusta. Me meto la mano en el calzoncillo y me agarro la polla, que está como una barra de acero.

 

Le pregunto a mi hijo si a él le excita eso y me dice que sí. Le digo que es normal, claro. Le digo que a mí me encanta atar a mamá a una silla para darle una paliza, y que le cae al menos una buena cada dos o tres semanas, además de los bofetones habituales con los que la tengo controlada y con los que acompaño mis órdenes en casa. Mi hijo lo ha visto cuando comemos. Pásame la sal, anda, y hostia que le cae a su madre. Vaya mierda de comida que has preparado, y bofetón que la tira al suelo. No sirves más que para comer rabos, y le cruzo la cara. Pero tal vez mi hijo Ángel no sepa que me he trabajado la dinámica familiar tan meticulosamente y que tengo a su madre tan destruida que con cada bofetón que le arreo se corre de gusto. Bueno, a lo mejor no de gusto y es solo un acto reflejo que tienen las cerdas, pero el caso es que se corre. Y delante de su hijo. Una vez puse el fútbol en la tele y le dije que como perdiera el Getafe le iba a di tal hostia que iba a salir en las noticias. Se meó al oírlo y se pasó el partido de rodillas mamándome el rabo, temblando y lloriqueando. Me dio las gracias después de tragarse mi corrida, como hace siempre. Eso es ser puerca, digo yo. 



0 Comments